T. +34 983 337 664
Pº de Zorrilla 58. 1º
47006 Valladolid · Spain
Elementos básicos de una web, ¿qué no debe faltar?

Elementos básicos de una web, ¿qué no debe faltar?

Está claro, es hora de cambiar o hacer una web corporativa para la empresa. Tenemos que aprovechar las oportunidades que nos brinda el mundo on-line. Y para ello, lo más aconsejable es definir una estrategia central para cumplir los objetivos que hemos planificado para dicho periodo. Las acciones de marketing y comunicación que elaboramos serán las que definan, en la mayoría de los casos,  el tipo de sitio corporativo que necesitamos.

En este sentido, lo más importante de una web es cumplir los objetivos empresariales. Evidentemente elementos como diseño, la usabilidad, la accesibilidad o la optimización son importantes. Pero lo primero que tenemos que hacer antes de montar una web es marcar los objetivos que queremos cumplir con ella (conversión):

Si nuestro principal objetivo es darnos a conocer o tener visibilidad es posible que nuestra web no se estructure de la misma manera que si nuestro interés principal es vender más, conseguir nuevos leads u oportunidades de venta.
Los objetivos de una web pueden ser muy diversos: ampliar nuestro radio de acción, posicionamiento, credibilidad, mejorar imagen corporativa, información para medios, expansión internacional… Elabora una lista con los tres principales.

No olvides que una web que debe adaptarse a móviles y otros dispositivos electrónicos, es IMPRESCINDIBLE.

¿Cuáles son las partes básicas de una web?

Cabecera: Además del menú principal debemos tener nuestra imagen corporativa bien presente (es lo que recuerda el usuario). El inicio de la página ha de ser atractivo, visual y sencillo. Debe destacar los apartados más importantes de la navegación y guiar al usuario hacia las partes de conversión de nuestra página web.

Footer: El pie o footer de una página es más importante de lo que parece. Además de contener todas los avisos legales y de cookies (obligatorios por ley) ha de ser un refuerzo para la conversión.  Por un lado incluimos las páginas principales, y por otro la información  secundaria como el mapa del sitio o contenido con menor importancia a la hora de conversión. No olvides incluir links directos a tus redes sociales y formulario de contacto.

Home: La página central de la web debe ser muy  visual, y debe estar diseñada en función de los objetivos de la empresa. Debe retener al usuario y mostrar de forma rápida y atractiva la información, productos y servicios claves. Además, la página de inicio funciona como guía y contenedor del resto de la web, por ello la estructura de la información y calidad del contenido han de ser muy claros.

Contacto: Si el usuario quiere contactar contigo pónselo fácil, muy fácil. Abre formularios de contacto, pon tu teléfono y dirección muy visibles y los enlaces a redes sociales. Dale opciones y dile cómo puede tener lo que necesita. Por ejemplo: Si quieres que te llamemos deja tu número aquí o puedes llamarnos de 9 a 15h.

Presentación de empresa y Blog corporativo: Muchos consumidores antes de tomar la decisión de compra recurren a las webs para analizar y obtener más información sobre la marca. Buscan más que un producto, necesitan identificarse con los valores y filosofía, ver quiénes son y cómo hacen las cosas. Trabajar un buen plan de contenidos aporta un valor añadido al cliente, te hará más creíble, cercano, y guiará la comunicación con el público. ¡No lo dejes de lado!

¿Qué hace o vende tu empresa? En este punto hay cientos de opciones, pero debes buscar cuál es la más útil en tu caso.  Si tienes la posibilidad de vender o no a través de una web, si necesitas dar muchos o pocos detalles sobre los productos y servicios… Trabaja las fichas de producto a nivel de SEO, y procura hacer textos atractivos y que ayuden a la conversión. En este caso también es muy importante la arquitectura de la información de la web, el plan de contenidos, la usabilidad y el diseño.

Otros: Depende de la estructura de tu página y las funcionalidades que necesites podemos encontrar diferentes barras de herramientas, zona de cliente y registro en web, catálogos o contenido audiovisual, buscador interno y  filtros de búsqueda… Todo dependerá de los objetivos de tu web.

¿Ya tengo una página web y ahora qué? 

Sin embargo, y como pasa en cualquier ámbito de la empresa, no se trata de montar una web y empezar a funcionar. Seguramente si tienes una tienda física sabes que no basta con amueblar, decorar y colocar los productos. Todos los días abres, cierras y gestionas tu negocio. En el caso de un e-commerce sucede lo mismo. Hay que tener una estrategia de marketing digital, una gestión constante y personas formadas que se dediquen a ello.

De hecho uno de los grandes problemas con los que nos encontramos son las páginas web obsoletas (muchas de ellas sin adaptación móvil) y que apenas se han tocado desde hace años. Los rediseños y actualizaciones webs son necesarias, son parte del mantenimiento de la empresa y debemos invertir en ello.

Pero vayamos paso a paso…  Pónselo fácil a tus clientes, déjate encontrar, haz que te busquen, habla con ellos y conócelos de primera mano. Internet es una puerta abierta hacia el crecimiento de tu negocio. 

¿Quieres renovar tu web? ¿Necesitas una web para tu negocio? Te hacemos un presupuesto sin compromiso.